Tras el parque y la vaya

Estoy tumbado en una habitación donde puedo escuchar el pitido del paso a nivel y los trenes pasar, eso me recuerda a una noche en un pasado donde yo era otro ser, uno roto y consumido por el dolor, un dolor provocado por una mujer que se ensaño conmigo como si quisiera la medalla de oro de las olimpiadas de destrozar parejas.

Ese yo estaba sentado plena noche en el interior de un coche viejo, solo, esperando que mis hermanos volvieran con la cena, cuando paso un tren cerca a gran velocidad. De el solo me separaba un vacío parque y una vaya. 

Pude verme abrir la puerta del coche cruzar aquel parque hipnotizado por el chirriar de las vías cual canto de sirena, saltar hábilmente la débil vaya, tumbarme sobre las frías vías, sentir la vibración por todo mi cuerpo, seguido de un enorme estruendo para acto seguido no volver a ver, escuchar, tocar, saborear, ni sentir nada mas.

Hay veces en la que pienso en la teoría de los multiversos, que dice algo así como que tras cada decisión se crea un universo paralelo. Pues yo he podido sentir la creación de ese universo y lo he visto terminar aquella misma noche sobre las frías vías de tren.

Alberto Bayón-Cerezo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: