Ciclo diario

Tras un irritante pitido se cierran las compuertas, ojos tristes de quien se queda atrás. 

Mi mundo se mueve, todo se sacude como una serpiente intentando huir de un depredador.

Cuerpos sin mente se encierran en un espejo que refleja todo un mundo como si fuera la nada.

Conversaciones absurdas te abofetean una tras otra.

Compartes un pútrido aire con gente que ignoras que no conocerás, su valor es el mismo que una hoja en el suelo en pleno otoño. Hay un fuerte trafico de ida y venidas en un ciclo de pitidos y golpes de puerta que solo llega a su fin cuando tú lo decides pero no cuando tú quieres.

Alberto Bayón-Cerezo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: