Deambular nocturno

Deambulo por barcelona, el sol se escondió tiempo atrás, camino con una mano en la pared como si me diera miedo a perder la realidad que me rodea, como un niño camina de la mano de su madre y se aferra a lo mas querido.

El inicio de la noche ya esta borroso, todo recuerdo esta rodeado de una niebla espesa y blanca que le da un toque al Londres del amigo Jack.

Me cruzo con mis miedos y reparos, me miran mientras paso a su lado, sueltan grotescas carcajadas a mi paso, sigo mi triste camino.

¿En que momento lo que debía ser una noche de risas paso a ser una de lagrimas?

Sin saber como llego a mi calle, introduzco la llave como quien intenta enhebrar una aguja con Parkinson, al final lo consigo.

Subo los dos pisos de una escalera hoy mas angosta que nunca, empinada y oscura, siento estar subiendo el Everest arrastrando un edificio soviético de puro hormigón.

Llego; al fin consigo llegar a casa, caigo en el duro y frio suelo del salón y ahí amaneceré, yo y todos mis demonios viejos y nuevos.

Otro martes cualquiera más.

Alberto Bayón-Cerezo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: