Un viaje

Ruedo por largas carreteras rectas como horizontes, mientras veo subir y bajar el sol un una extraña danza hipnótica que me hace ver el mundo derretirse a mi alrededor, todo cae como si fuera liquido, el suelo ahora no es mas que un mar de todo lo habido que forma un enorme nada de cientos de colores, olores y texturas.

El tiempo ya no existe, los minutos dejaron de contarse y la palabra segundo ahora solo describe al que sigue inmediatamente en orden al o a lo primero.

En ese lugar que nada existe me detengo rodeado de luz, todo va tomando forma de nuevo para emerger un espacio marciano, lleno de colinas del color de la sangre y suelos negros como la noche, sobre todo esto una gran bestia azul que lo cubre todo vigila lo que se atreve a moverse a sus pies.

Me giro buscando a mi yo de hace unos días para preguntarle que diablos ha pasado, pero me encuentro con un gran cañón que me apunta directamente a la cabeza.

Me dejo caer de rodillas suplicando por mi infructuosa vida, ríos de diminutas personitas verdes  recorren mi rostro en busca del suelo, la primera va guiando la segunda, la segunda a la tercera y así sucesivamente hasta llegar a un numero que no se pronunciar.

Aparece un diminuto gigante de no mas de veinte metros vestido con su armadura de gala, abre los brazos en cruz y me perdona, entre dolorosas carcajadas masculla que ya he tenido suficiente calvario con ser un numero durante toda mi existencia.

Alberto Bayón-Cerezo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: