Réquiem de MR. Bojangles

Hay sitios que con su cierre te ves más afectado que con la muerte de un familiar, porque seamos sinceros, la familia; la sobrevalorada familia ,base de la sociedad, objeto de veneración por algunos, núcleo indispensable para muchos, es una mierda impuesta, como el pepinillo del Big Mac o el limón en la Coca-cola, no lo eliges y si pides que lo retiren nunca lo hacen.

Pero los lugares que frecuentas, sitios que sientes tuyos son elegidos tras un duro trabajo de campo bebiendo todo tipo de brebajes, directos al hígado macerando lentamente en busca del local perfecto, el lugar que te haga sentir como de vuelta al vientre materno.

Una vez lo encuentras, si cuentas con esa suerte, tienes tu bebida, tu asiento determinado, tus amigos etílicos. Se convierte en una especie de matrimonio perfecto en eterna luna de miel.

Pues cuando una de esas malditas instituciones ya imposible de reemplazar en tu vida cierra, un funeral de estado no basta, ni la bandera a media asta, ni los tres putos días de duelo oficial.

No hay nada que te devuelva tu lugar en el mundo, estás perdido.

Entonces llegas a las famosas fases del cambio post traumático como; el inmovilismo, reafirmación, negación, cólera… pero todo es peor ¡por qué estas sobrio!

Digamos que muere tu primo del pueblo robando cable de una catenaria, pues vas a tu lugar especial y brindas a su salud, que muere tu abuela directo a la absenta.

Pero ¿dónde vas cuando lo que pierdes es ese refugio?

Me vienen sudores fríos tan solo pensarlo, deberían tratarse como zona protegida o patrimonio de la “Etilidad”, joder mi catedral, mis pirámides o mi muralla china es un pequeño local tras una librería victoriana al cual sólo acedes con invitación o recomendación.

¿Y dentro qué hay? Preguntaras.

Pues lo que es mi visión del paraíso o del cielo cristiano, es mucho mejor que te esperen setenta vírgenes o una reencarnación en un Borbón.

Suena una gran selección musical, que si lo frecuentas lo suficiente adquieres el poder de adivinar el futuro.

Todo esta bañado de una suave luz que provienen de un par de lamparas de araña y velas en las pequeñas mesas redondas de mármol blanco, no contaras más de cuatro, abrazadas por largos sofás de piel que recorren la pared, ideal para recogerte después de un tras pies por la felicidad ebria ganada a pulso, también encuentras unos simpáticos taburetes bajos de piel donde sientas a los novatos o a quien te apetece regalarle un divertido dolor de culo, luego esta la butaca verde, la mítica butaca verde menta, la cual es un honor que te permitan apoyar tus humildes posaderas en ella.

¿Y qué hay de la barra? Dirás.

Pues imponente actuando de cuarta pared cerrando la pequeña sala con montones de aparatos para hacer magia alcohólica, la única magia que tolero.

Se que miles de preguntas te asaltan, pero solo hay una que realmente importa.

¿Quién narices manda aqui?

Pues una especie de Superhombre de Nietzsche en versión recogida, con unas dotes para la creación etílica al nivel de alquimia de los antiguos, capaz de convertir un old fashion en algo que canonizar o un simple Gin tonic en obra de MOMA, un luchador nato que se cansó de luchar contra Goliats y decide retirarse a la retaguardia y dejar que sean otros los que se lleven las bofetadas. 

Tuxedo cierra y con él muere una parte de mi, como cuando encuentras tu primer amor de verano, pero llega el cruel invierno y ella vuelve a Sabadell y te quedas bajo la lluvia que camufla tus lágrimas y mientras la ves marchar gritas al cielo su nombre, así que si veis a un tío raro de negro, tatuado quizás en exceso, gritando a pleno pulmón Tuxedo por la calle, compadeceos de él que una parte de el acaba de desaparecer y no volverá.

                                                    Bayón-Cerezo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: